Bienvenido invitado. Puedes iniciar sesión o asociarse. Hoy es 08/12/2022

IDENTIFICARSE
E-mail:
Contraseña:
   Recordar


¿Olvidastes tu contraseña?
¿No estás registrado?
¡Hazlo aquí!





Publicado el 4 de Diciembre de 2013 en Informes

ESTO TIENE CURA: DEFENSA DE LA LIBERTAD Y ELEVACIN DEL NIVEL CULTURAL, QUE INCLUYA EL CONOCIMIENTO OBJETIVO DE LA IGLESIA CATLICA Y DEL CURRICULO DE LA ENSEANZA DE LA RELIGIN Y AS SE SALE DEL SIGLO XIX Y SE ENTRA EN EL SIGLO XXI

El PSOE ha emprendido una nueva cruzada contra la Iglesia Catlica en un intento de reafirmar su ideologa en un periodo de desapego por parte de sus votantes. Una estrategia cclica, repetida cada cierto tiempo, aunque oculta bajo distintos pretextos.

Esta semana, los socialistas espaoles han vuelto a rescatar su ya tradicional discurso de la abolicin de los acuerdos de Espaa con la Santa Sede y sus principales lderes enarbolan de nuevo la bandera del anticlericalismo. As, Elena Valenciano ya ha afirmado que una de sus prioridades ser eliminar los "privilegios de la Iglesia".

Para poder justificar esta nueva ofensiva sin caer en criterios ideolgicos ha citado varios puntos. Por un lado, los socialistas indican que estos acuerdos son "anticonstitucionales" y tambin "preconstitucionales". Por otro, aparece tambin la situacin de las distintas minoras religiosas en Espaa, maltratadas, a su juicio, por los privilegios del catolicismo. Sin embargo, los datos y los hechos ponen de manifiesto el verdadero origen y el objetivo de esta nueva ofensiva socialista.

"Preconstitucional y anticonstitucional"

Durante aos el PSOE ha evocado la Constitucin para arremeter contra unos acuerdos suscritos en buena parte por ellos mismos. Afirma Elena Valenciano que los acuerdos con la Santa Sede tienen un "origen preconstitucional". Sin embargo, stos fueron firmados en Roma el 3 de enero de 1979 entre el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y el secretario de Estado vaticano, el cardenal Villot. Es decir, ms de un mes despus de que la Carta Magna fuera promulgada.

Del mismo modo, en estas campaas cclicas los dirigentes socialistas se han escudado en la "inconstitucionalidad" de los acuerdos. Precisamente, Gregorio Peces Barba se erigi en varias ocasiones como el principal puntal socialista a pesar de su importante papel en la aprobacin en el Congreso.

Pero esto es lo que l mismo deca tras la aprobacin de los acuerdos:

Tengo que decir que, en relacin con la constitucionalidad, hicimos en los cuatro Acuerdos una serie de observaciones y modificaciones, y que todas ellas fueron atendidas o suficientemente explicadas, de tal manera que, como ya tuve ocasin de decir en la Comisin, el Grupo Socialista, a pesar de que algunos temas parciales no han quedado resueltos -creo que, en realidad, el nico tema parcial que ha quedado pendiente a nivel de los Acuerdos es el del carcter fundamental de la Religin como asignatura, porque los dems, a este nivel, insisto, a este nivel han sido resueltos-, no ve motivo para su abstencin ni para su voto negativo. Por eso nosotros nos abstuvimos en la Comisin ante las enmiendas del Grupo Comunista, algunas de las cuales -como ya ha explicado el seor Sol Tura- fueron retiradas por las explicaciones dadas, que hoy, insisto, son tambin importantes para nuestra posicin en relacin con el tema de los Acuerdos respecto de las Fuerzas Armadas, pero que, en todo caso, producan una satisfaccin general en cuanto a este nivel de constitucionalidad que nosotros habamos adoptado como medida para calibrar la posicin de los socialistas.

Por ello, queda de manifiesto que los altos cargos socialistas que en su momento negociaron los acuerdos vigentes con el Vaticano no tenan duda de su constitucionalidad. Algo que igualmente qued acreditado en el Congreso de los Diputados cuando se someti a votacin, donde se llev a cabo con una inmensa mayora de todos los grupos del arco parlamentario.

Bsicamente, el texto firmado entre Espaa y la Santa Sede quedaba dividido en cuatro puntos. El primero se centraba en asuntos jurdicos. El segundo, el ms polmico, versaba sobre la enseanza y asuntos culturales. El tercero de los aspectos trataba sobre la asistencia religiosa a las Fuerza Armadas y el servicio militar de clrigos y religiosos. Y por ltimo se centraba en los asuntos econmicos.

Pues bien, la votacin sobre los aspectos jurdicos fue aprobada por 293 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones. El de la enseanza y cultura, con 178 votos favorables, 125 en contra y una nica abstencin. Los aspectos econmicos tan recurridos actualmente por socialistas y comunistas consiguieron un apoyo de 273 votos, una oposicin de 21 y cinco abstenciones. Por ltimo, otro de los aspectos que suscita ms polmica, el de la asistencia religiosa en las FFAA, obtuvo 294 apoyos por un voto en contra y otra abstencin.

Aparte del apoyo mayoritario del Congreso de los Diputados, el acuerdo se basaba, tal y como reconoca Marcelino Oreja, en los principios constitucionales que recoge el artculo 16 de la Carta Magna sobre la libertad religiosa y que en su tercer punto dice: "Ninguna confesin tendr carcter estatal. Los poderes pblicos tendrn en cuenta las creencias religiosas de la sociedad espaola y mantendrn las consiguientes relaciones de cooperacin con la Iglesia Catlica y las dems confesiones". El PSOE actualmente se esmera en recalcar que la Iglesia no puede tener "carcter estatal" pero tambin en olvidar que hay que cooperar con la Iglesia Catlica.

El pretexto de las minoras religiosas

Es en este punto donde aparece otro de los tradicionales pretextos del PSOE para romper el texto. En su opinin, la Iglesia Catlica tiene una serie de privilegios que van en detrimento del resto de confesiones religiosas que existen en Espaa.

El ltimo barmetro del CIS afirma que ms del 70 por ciento de los espaoles se declara catlico. Adems, la propia Constitucin recalca la importancia de colaborar con la confesin mayoritaria. Sin embargo, las religiones minoritarias en Espaa no viven en el limbo jurdico sino que tambin han suscrito distintos acuerdos con el estado espaol para regular su funcionamiento e incluso financiacin.

Estos acuerdos se producen con religiones de "notorio arraigo" en Espaa, que se tiene si hay un nmero relevante de practicantes en el pas, si llevan un tiempo considerable y tambin se tiene en cuenta su grado de difusin.

En 1992 firmaron estos acuerdos con Espaa las comunidades musulmanas, las iglesias evanglicas y las comunidades judas. Aos ms tarde tambin se han unido los testigos de Jehov, los mormones, los budistas y los cristianos ortodoxos.

La principal diferencia entre la Iglesia Catlica y el resto de confesiones es que el acuerdo con la Santa Sede tiene carcter de Tratado Internacional al estar negociado con un pas y el de las religiones de "notorio arraigo" tiene carcter de ley de las Cortes Generales. En consecuencia, la Iglesia se financia con la casilla de la declaracin de la renta mientras que el resto recibe las subvenciones de manera directa por parte del Estado.

Ley de libertad religiosa

Por ltimo, el PSOE parece estar impaciente por la aprobacin de una ley de libertad religiosa, algo que hoy en da les parece una necesidad de primer orden. Sin embargo, actualmente est vigente la Ley Orgnica de Libertad Religiosa aprobada en 1980 y que fue aprobada con 294 votos a favor y cinco abstenciones. De nuevo, una mayora aplastante. Esta ley ha sido precisamente la que ha permitido regular y dar reconocimiento jurdico, y las contrapartidas de las que tambin goza la Iglesia Catlica, al resto de confesiones minoritarias y que son invocadas por el PSOE como excusa para romper los tratados con la Santa Sede.

Adems, el PSOE estando en el gobierno prepar una nueva ley sobre este asunto que finalmente decidi guardar en un cajn. Justamente en un Gobierno en el que el actual lder, Alfredo Prez Rubalcaba, tena un papel relevante.

Fuente: Libertad Digital. 03.12.2013

Espaa, 4 de diciembre de 2013

No hay archivos en esta noticia.
BÚSQUEDA






 

UNION APPRECE ESPAÑA.  SINDICATO APPRECE.
Dirección Postal:
Apartado de Correos 19011
41080 SEVILLA
Telef. 954625495   Fax.954623025
apprece@apprece.es
unionappreceespana@apprece.es
unionappreceespana@hotmail.com